Mis demonios.

Cuando el cielo se tiña de rojo por la sangre vertida. Cuando el frío y el hambre deje diezmada a la población y suma en la miseria a los nobles…

Cuando el graznido del cuervo augure malos tiempos repletos de oscuridad. Cuando no haya lamentos por no haber gargantas, quebradas por la angustia y la muerte.

Cuando no haya vida después del infierno… Será entonces cuando vuelvan los antiguos moradores a reclamar lo que fue suyo antaño. Golpes de tambor resonarán en el aire anunciando su llegada.

No apartéis la vista del horizonte. Ya vienen…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s